Sombreros de Lana

Miahuatlán de Porfirio Diaz

Sombreros de Lana

¿Sabes lo que es lucir un sombrero artesanal?

Lucino Martínez García es sin duda el ultimo artesano de su tipo en la hechura de sombreros llamados “panza de burro” el oriundo de el municipio de Miahuatlán de Porfirio Díaz de 78 años de edad es sin duda el único artesano de una industria olvidada y destinada a desaparecer por los cambios en la moda o forma de vestir y por el poco interés de las nuevas generaciones de este hermoso arte que tuvo gran auge en tiempos anteriores donde un sombrero era pieza importante en la vestimenta de hombres y mujeres.

Conocido como “El Machín” Lucino evoca recuerdos del apodo heredado por su hermano, a quien lo llamaban así desde la niñez y del cual el también es conocido por sus amigos, el mismo manifiesta las grandes satisfacciones que este arte le ha dado, que comúnmente es llamado sombreros de panza de burro en si se hacen con lana de borrego y son llamados así por el color característico de estos sombreros.

Conocer su vivienda y taller que tiene un corredor y donde se ven algunos sombreros de muestra de lo que esta artesanía es para los demás mismos de los cuales siente un gran orgullo por ser el legado de su familia mismo que el inicio desde que era un niño y del cual guarda grandes recuerdos de lo que este trabajo le a dado en su vida.

Él es la tercera generación en este oficio heredado por su padre y abuelo y de los cuales guarda artículos con más de 100 años de antigüedad como la misma mesa y el tablero de exhibición los cuales el mira con una gran entusiasmo así mismo nos cuenta que la elaboración de este articulo le toma varios días como todo lo artesanal en la cual no solamente es tiempo, paciencia y cariño al oficio y con las nuevas formas industriales de crear sombreros esta artesanía hecha a mano está destinada a desaparecer junto con los secretos de su elaboración cosa que le llena de una gran tristeza.

Para la hechura de estos sombreros se ocupa lana de borrero de la cual al bajar la demanda de estos artículos la materia prima a disminuido considerablemente con lo cual busca de poco en poco poder tener esta materia prima.

El proceso

Con las manos se empieza a limpiar la lana, se buscan desechos y basuritas que están pegadas a la lana y después se coloca en cardas de madera para ser pulidas y abiertas este proceso lleva alrededor de 3 horas.

Cuando el proceso de cardas concluye se pasan a un arco de hilo de pescar y un tocho, para cuajar la lana y formar 2 hojas que se unen y tienden en un carrizo que es la unión de varios carrizos en forma de hilera para después proceder a ponerlo en una plancha con lumbre y terminar cuajando en un paño de yute y a este proceso se le llama bastida, con la boca agrega agua rociándolo en el paño donde está envuelta la lana y después de encurte con agua caliente y después al acabado con teñido.

En el tablero se coloca la lana se agrega agua caliente, cera de colmena y brea de copal para lograr crear una tortura la coloración de la lana se hace por medio de huizache un árbol oriundo de esta tierra para pasar el siguiente paso que es moldear el sombrero con planchas calientes al vapor y con las manos darle forma.

La Producción

Por el momento Lucino solo logra hacer un sombrero ala semana y es algo que la edad y las fuerzas ya no le dan para más, anteriormente hacia hasta una docena, pero incluso no solo es la capacidad sino también la baja demanda de estos artículos de sombreros auténticos artesanales de panza de burro y que por su precio es un articulo de lujo el cual no tiene competidor entre los industriales.

Lucino es el último gran artesano con una gran sabiduría artesanal en este rubro lamentablemente es el que termina esta tradición como muchas cosas que en nuestro estado se está perdiendo ya que no tiene a quien heredar tal conocimiento por falta de interés y por falta de demanda por lo que sin duda esta tradicional forma de hacer un sombrero pasara al olvido.

Los precios de estos artículos varían desde los 4 mil pesos hasta los 20 mil y son durables y de una calidad exquisita y donde la mira con gran tristeza que este arte termina hasta el día que el aguante en este mundo. después solo será el recuerdo de esta tradicional artesanía de la cual casi nadie habla y donde tener una artesanía de este tipo será una rareza que quizás con el tiempo se valore no solo monetariamente sino también como el legado de nuestros desaparecidos artesanos, por lo que muchas personas saben que Oaxaca es único.

es_MXSpanish